Captain Beefheart

4
59

Seguro que Román, bajista de Los Marañones, puede escribir un artículo más elaborado que éste, solamente por las fuertes conexiones existentes entre este artista y Zappa, pero es conveniente (triste es la oportunidad que nos brinda la muerte para reivindicar a artistas genuinos) destacar la enorme influencia que este músico californiano ha tenido sobre otros músicos destacados……..es conveniente saber de dónde viene la música…..de dónde viene Tom Waits, de dónde bebieron los Pixies o incluso Beck o Sonic Youth……..a veces, es conveniente echar la vista atrás.

Captain beefheartDonald Glen Vliet nació en California en 1941, como hijo único. Fue un auténtico superdotado en labores artísticas, en la pintura y en la escultura. En el instituto, se encuentra con otro chaval, cuanto menos, distinto a los demás, con aficiones excéntricas y absolutamente extemporáneas: Frank Zappa compartía con Beefheart su pasión por el blues y por el jazz, en una época en la que esta música era considerada “racial”, únicamente dirigida al mundo negro. Los dos amigos parodiaban el mundo que les rodeaba, con un espíritu sardónico e inconformista.

Espacio publicitario

Zappa se convirtió en un músico de renombre, liderando los Mothers Of Invention, mientras que Glen se ocupaba en banalidades, como vender aspiradoras a domicilio o gestionar una zapatería. Pero, a instancias de Zappa, Glen se lanzó al ruedo, cogiendo su armónica y adoptando un estilo vocal inigualable, escudándose en la personalidad del Captain Beefheart – seguramente para vencer su crónica timidez – junto a su Magic Band. Corría el año 1965.

Al año siguiente, fichan con A&M Records y debutan con “Safe As Milk”, (que, al final sale en Buddah Records) en el que aparece Ry Cooder a la guitarra, siendo el único disco en el que el guitarrista prodigio de esos años colabora con Beefheart. Cooder alega que Beefheart “era un nazi. Estar con él te hace sentirte como Anna Frank”.

Después de su debut, Zappa, de nuevo – y no será la última vez – acude al rescate: otorgándole libertad creativa total, le concede un espacio en Straight, su recién estrenada compañía, para elaborar el inquietante y sorprendente “Trout Mask Replica”, el segundo álbum de la banda del californiano.

El resultado de 8 meses de ensayos diarios, en una casa de Los Angeles, sobreviviendo con, apenas, pan y judías dulces y viviendo todos juntos, para exasperación de la banda, que también recelaban de la actitud autoritaria del propio Capitán. Un resultado aparentemente caótico: quizás, en una primera escucha, no se puede tocar peor; en palabras de Matt Groening, el creador de The Simpson’s un declarado fan de Captain Beefheart, quien escuchó por primera vez el disco con quince años: “fue la peor música que había escuchado en mi vida. Ni lo intentaban siquiera. Era una cacofonía horrible….luego lo escuché un par de veces…..y a la sexta o séptima vez, me llegó, y pensé que era el mejor álbum que había escuchado en mi vida”.

La conmoción que el álbum produjo en junio de 1969, todavía subsiste para los profanos…..una de las experiencias a la que sobrevives o a la que no vuelves nuca en tu vida. El Capitán siempre fue mejor recibido en Europa que en casa. Después de dos álbumes consecutivos en 1972, ficha por Richard Branson y Virgin Records, aunque la Banda Mágica se va al carajo dos años después y huye en masa dejando solo al Capitán, quien forma una nueva banda para publicar en 1975, el que es uno de sus discos más odiados por su supuesta comercialidad “Bluejeans & Moonbeams”

Después Zappa le rescata de nuevo para que colabore en su disco “Bongo Fury”, y, encuentra la inspiración suficiente para sacar tres discos muy apreciados: Shiny Beast (Bat Chain Puller) (1978) y Doc At The Radar Station (1980), con los que vuelve a sus comienzos. En este último, la portada es una pintura suya, convirtiéndose en un objeto de culto para coleccionistas. Esto le retira de la música y se dedica de lleno a la pintura, a pesar de que enferma de esclerosis múltiple.

Y esto podría dar para varios artículos, pero los obituarios son como la vida…………..tan breves que solamente ocupan poco menos que folio