El 95 cumpleaños de Pinetop Perkins

0

[img]http://www.requesound.com/imagenes/Pinetop-Perkins-701919.jpg[/img]

Uno de los mejores pianistas de blues todavía sobrevive. Un milagro. Un don que, paradójicamente, los castigados músicos de blues parecen tener.

Pinetop Perkins, pianista de, entre otros, Muddy Waters, es el único superviviente de la generación de músicos de Mississippi, emigrantes al norte, los inventores del blues eléctrico, aquellos que lo inventaron en la ciudad de Chicago, en la primera mitad del siglo veinte.

Joe Willie Perkins (el apodo de “Pinetop” se lo pusieron porque, tocando con Earl Hooker interpretaba siempre el “Pinetop’s Boggie Woogie” del excelso pianista de blues Pinetop Smith) cumplió 95 años el pasado mes de julio y, para conmemorar su milagroso estado de salud y su plena forma musical, llamó a varios amigos músicos para grabar un álbum conmemorativo, el “Pinetop Perkins and friends”.

El álbum, con un Pinetop en una escalofriante buena forma, tiene como invitados a, entre otras luminarias, Eric Clapton, BB King, Jimmy Vaughan, Bob Stroger y Jimmy Sardinas.

La excelencia del piano de Pinetop, además de su desgarrada pero efectiva voz, reivindica la senectud, la sabiduría y las ganas de vivir y disfrutar con y para la música que sale del corazón, en estos tiempos implacables en los que la juventud prima por encima de todo. Miembro ilustre de esa clase de músicos que pasan desapercibidos, pero cuya contribución a la música, ha sido, simplemente, arrolladora, Perkins comenzó tocando la guitarra, pero una herida en el brazo, le obligó a atacar el teclado. Desde entonces, ha demostrado su maestría, saltando a la fama en 1969, cuando pasó a sustituir a, nada menos que a Otis Spann al piano en la banda de Muddy Waters. Allí tocó durante doce años.

Su voz cazallera es el resultado de su afición al bourbon y al tabaco: “Llevo fumando desde los nueve años; mi madre me dio la primera copa de bourbon cuando yo era todavía un chaval y ya no volví al colegio”. Aunque su virtuosismo por el piano pronto le granjeó el respeto de sus contemporáneos. Ha tocado con todo Dios, empezando por el gran Sonny Boy Williamson “Quería mucho a Sonny Boy; he tocado con tanta gente que he olvidado su nombre”.

Músico incansable, todavía sigue dando conciertos, muchas veces en solitario, aunque él se identifica como un músico de banda; siempre le ha gustado interactuar con otros músicos, sobre todo, para aprender sus técnicas y adaptarlas sabiamente a sus teclados.

Un vejete que busca la simplicidad en su música: “El truco del blues es la simplicidad. Mantente simple, suena mejor” y que no cree que el blues le mantenga joven: “Creo que cuando eres viejo, eres viejo, tío. Lo mismo sucede con las teclas de mi piano….el otro día me pillé un piano nuevo tío, creía que estaba en la casa de otro, ja,ja,ja”.

Pero, como el baterista y harmonicista Willie “Big Eyes” Smith, quien también colabora en el disco de aniversario y que es otro anciano venerable del blues, Perkins goza tocando. Y afirma con una sencillez inusual en un artista “Sigo gozando al tocar y, además, hay que ganarse el sustento”

Todo un artista que, fuera del escenario, pasa de puntillas por dondequiera que pasa. Aparte de tocar, le encanta pescar. Un viejecito encantador que es, a la vez, una de las figuras más prominentes del piano en el blues y el boogie woogie

“Pinetop Perkins & friends” está editado por Telarc Records