El directo de Dwomo

0
21





10/12/2004 – Sala Bikini, Barcelona

En cierta ocasión los componentes de Dwomo decían que utilizaban multiplicidad de idiomas en sus canciones no por intentar abrirse más caminos al mercado, si no porque concebían el idioma como un instrumento más que favorecía a sus creaciones. Esa es, más allá de etiquetas y adjetivos, la esencia del concierto que dieron el pasado 10 de diciembre en la sala Bikini de Barcelona.

…sala poco llena, pesada hora de bienvenida del pesado DJ Amable (¿Es que no hay otro DJ en toda la ciudad condal?), buen rollito general, escenario repleto de los más variopintos instrumentos, desde todo tipo de teclados e instrumentos de juguete pasando por todo tipo de percusión, bajo eléctrico con caja de violín, guitarreo acústico y eléctrico a dosis similares, megáfono como efecto de voz cual sumo en su pequeño logotipo (impagable logotipo que podéis apreciar en su web), curioso vestuario, los dos integrantes principales ataviados con sendos monos de currela o traje de entrenamiento espacial, gafas de pastorra blanca que pasaban de ser fashion para dar el punto de aspecto surrealista, corbatas para los músicos de base, cabellos más largos que las fotos a las que nos tenían acostumbrados, actitud muy positiva en el escenario, muchas ganas, mucha fluidez, sentido del humor, ironía y sarcasmo a veces, movimientos espasmódicos que se mezclan con una suerte de patético baile tradicional inventado, poesía surreal entre temas a medio caballo entre el cuento urbano y la prensa rosa, temas más poperos y dulces que dan paso a temas post-tecno-punks, sesiones de bingo cantadas (mejor decir “desgañitadas”) cual tema reivindicativo con el distorsionador a destajo, luces de escenario a las que les costaba seguir el cambio frenético de elementos sonoros y visuales, pop, rock, punk, tecno, canción de autor, balada ñoña, balada visceral, noise, o mejor ninguno de los adjetivos que acabo de escribir…

Espacio publicitario

Desde luego Dwomo nos enseñaron cómo se mueven como pececitos en el agua con todo el enjambre de elementos aquí descritos, pasando de un instrumento a otro, cabalgando felizmente entre múltiples estilos, mofándose respetuosamente de las etiquetas, y agenciándose de todo y cada uno de los elementos para expresarse como libremente saben hacerlo…todo siempre a favor de la imaginación y la creatividad musical, quizá en clave un pelín demasiado humorística pero necesaria para que quizá al espectador novato (un servidor lo era) le sea más cómodo asumir de golpe y porrazo tal mezcla de “soportes creativos sonoros”, a veces rayando el absurdo, a veces rozando lo técnicamente brillante, siempre disfrutando como dos monos aeroespaciales flotando libremente en la falta de gravedad.