El fino arte de Reproducir

0
92
Photo credit Doug Coombe

En un viaje de autobús, de vuelta de tierras galaicas y después de un fin de semana full de rock and roll, una querida amiga me dice: ¿Has escuchado esto alguna vez? .- No, coño, ¿Qué es? .- Pues las Detroit Cobras.

A partir de aquel día, es uno de mis grupos de cabecera, si noto que estoy un poco de bajona es ponerlos en el equipo y subirme el ánimo.

Espacio publicitario

Y es que no hay nada como este grupo de covers (lo que vienen siendo versiones), las Detroit Cobras, si es la segunda vez que digo “las” y es que la parte más potente del grupo las llevan Rachel Nagy, a la voz cantante y Maribel Restrepo con las guitarras solistas y ruidosas, con lo que sería un error tratar a este grupo de “los”. Es más, por alguna parte he leído a algún crítico decir, dan ganas de llamarles “Las Detroit Cobras”, coño, pues hazlo, que no va a venir la RAE a denunciarte.

Y hablando de la magna academia, digo “Reproducir” gracias a la acepción del termino dada por la misma en su tercera forma:

Reproducir. 2. tr. Volver a hacer presente lo que antes se dijo y alegó.

Y es precisamente lo que hace esta gente afincada en Detroit. Cogen cualquier canción, en su mayoría, poco conocidas y/o marginales y las llevan por su terreno, que en su mayor parte es el garage, ese garage añejo/guitarrero, sin adornos, sin pianos, sin nada decoración.

 

El grupo tiene sus inicios allá por los años 90, concretamente a mediados de los mismos, cuando Steve Shaw contacta con Alex Chilton (Big Star, The Box Tops), en aquellos entonces en los marginales The Gories. Juntos dan forma y graban el primer EP, “Funnel Of Love” (Munster, 1996). Del EP, podríamos hablar sobre su versión de Funnel Of Love llevado al estrellato por Wanda Jackson, pero mejor hablemos sobre el Curly haired baby de Professor Longhair, una magnifica canción al piano y a la trompeta, como el soul o rythm and blues de los 50’s 60’s mandan.

 

 

 

En este primer EP se deja entrever el gusto que tienen las Cobras por reproducir auntenticas joyas de la música negra al más puro estilo garagero.

Dos años después grabaran “Mink Rat or Rabbit”, (Sympathy For The Record Industry, 1998) Donde siguen con una tónica garagera pero apoyandose en algún momento en el surf o el rock and roll, más bien estilos hermanos.

El álbum lo abre su reconocida versión del Cha Cha Twist, otrora compuesta por Hank Ballard, otra bestia parda del Rythm and Blues

Después de cierto titubeos, mucho escenario y la aparición en el “Sympathetic Sounds of Detroit” (Sympathy for the Record Industry, 2001), álbum, recopilatorio de grupos emergentes de la ciudad de Michigan y producido por  Jack White (The White Stripes, The Racounters, …), lanzan al mercado el “Life, Love and Leaving” (Sympathy For The Record Industry, 2001), para un servidor y parte de la crítica su álbum más completo.

 

 

La versión a la que hace referencia el video es la que podríamos escuchar más adelante en el “Baby” (Phantom Import Distribution, 2004)

“Live, Love and Leaving” se compone de 14 canciones rescatadas de la Motown, puro Soul al servicio de los 5 de Detroit, con una Rachel Nagy con una voz cada vez más potente y con mucho más carácter (he visto por ahí decir no se que cosas de parecidos con la Joplin, pero yo no caeré en esas absurdeces), con guitarras cada vez más afinadas y con una profesionalidad que no impide dejar aflorar la frescura ruda del buzz que suelta el garage. Sería complicado destacar la mejor cover del disco, pero yo me quedo con esta maravilla, el Right Around The Corner, que crearon Rose Marie McCoy / Charles Singleton y que en su inicio interpretaron The Five Royals en 1956.

Como hemos visto en su corta carrera, impresiona la capacidad interpretativa de las Detroit Cobras, del gusto de coger una canción con un estilo claramente marcado y llevarlo a su terreno, sin ningún tipo de complejo, con la sola intención de darle un giro de tuerca y aportar otro punto de vista.

 

 

 

Tras rular por la carretera, mayormente la estadounidense por un periodo de cuatro años, producen su tercer larga duración, el “Baby”.

Podríamos decir que se trata de un disco más puro, con un sonido más limpio que sus dos predecesores, más sosegado, pero con grandes tonadas por supuesto. Otro trabajo concienzudo pero que no pasara por ser su mejor trabajo. Cabe destacar que es la primera vez que incluyen una composición propia, la sugerente Hot Dog  (Watch Me ‘Eat) y sea casualidad o no, es la canción más rabiosa del disco, más garagera, por qué no.

 

Su último LP en el mercado es el “Tied & True”  (Bloodshot, 2007), tras una década en la escena, si es cierto que al grupo se le nota un cierto reposo, una lectura de los temas a interpretar más próxima a la original, pero aún con el deje Cobras. Las guitarras suenan menos potentes más cercanas al soul, puede que sea casualidad o no, pero no es Maribel Restrepo quien las graba, sino Mary Ramirez.

Aún así y muy por el camino de las primeras Cobras, anda a versión del Leave My Kitten Alone de Little Willie John, canción que ya en su día interpretaron The Beatles.

 

Una vez reflejada su trayectoria de estudio habría que hablar de como se lo montan en directo, pero eso lo dejaremos para otro momento, no es cuestión de aburrir al intrépido lector.

Comentar que desde 2007 no han producido nada en acetato pero no han dejado de girar. Eso si, una pena que se prodiguen poco por Europa, supongo que al no ser una super band no llegará el presupuesto.

No obstante, habrá que estar atento no vaya ser que vayan a tu cuidad se nos pase la oportunidad.

 

The Detroit Cobras

The Detroit Cobras on Facebook

The Detroit Cobras on Twtiter

 

Fuentes: The Detroit Cobras en Allmusic , The Agency Group , Lastfm.es (The Detroit Cobras) , Bloodshot Records , Brooklyn Vegan , Youtube

Fotografía: Chris La Putt , Doug Coombe (Foto de portada) y Heather McDonald