HENDRIK RÖVER – NO TEMÁIS POR MÍ

14

Hablar de Hendrik es siempre hablar de un músico honesto y trabajador, además de todo un referente a la guitarra sobre todo en música de raíces americanas, primero en el blues y música negra y ahora en el rock&roll, country y folk. Pero por mucho que sea un currante de la música es mucho más que eso; aunque nunca se le ha reconocido ni reconocerá suficiente es un tío con mucho talento y claridad de ideas.
Dicho esto, parece que le estoy haciendo la pelota pero cuando ha hecho cosas que no me gustaron siempre lo he dicho; nunca me gustó Hank (su alter ego power-pop), no me convenció el Sólido y no entendí el GT ni su giro excesivamente “americana” al sonido Deltonos (creo ahora que muchos de sus temas encajarían mejor en esta aventura en solitario) y en ocasiones he hablado de sus carencias como cantante o letrista (aunque en Buenos Tiempos y Esqueletos esas carencias se convirtieron en virtudes).

Pero esta vez toca hablar de “No temáis por mí”, la continuación de una aventura en solitario recorriendo los caminos polvorientos de la música de raíces del sur de los USA que empezó con el magnífico “Esqueletos” (2008).
Y este segundo disco vuelve a transitar las mismas autovías quizás con más querencia por el country que por el folk y mayor profusión de arreglos y temas eléctricos.
Como la comparación con el primero es inevitable, creo que este “No temáis por mí” es más elaborado, variado y complejo, tambien más melódico en alguno de sus cortes pero quizás no es tan fresco e inmediato como su predecesor. En todo caso el nivel de las canciones se mantiene alto, con un gran trabajo vocal y unas letras muy buenas, y la calidad instrumental es casi insuperable.

Se abre el disco con un tema-himno que da nombre al disco, un convincente country-rock eléctrico con pegadizo riff principal, para pasar al reposo acústico con la preciosa Adios. A lo largo de los más de cuarenta minutos Hendrik nos lleva por pueblos ruinosos a ritmo de country, melodías folk acústicas, un tema que me recuerda irremediablemente a los Jayhawks (Cambio de aires, aunque sin esas harmonías a dos voces de los americanos, claro), alguna tonada un poco más rockera (Lo siento) y en general todo un tratado de música americana con sus lap steel, dobros, slides, contrabajo y por supuesto guitarras tanto acústicas como eléctricas según lo requiera la canción…
Como curiosidad, la melodía de Tornados me recuerda en su estribillo a ¡Silvio Rodriguez! aunque lo más probable es que sea una casualidad -en todo caso ese fingerpicking y la melodía de voz tiene algo que ver con el cantautor cubano sea casualidad o no-.

Y en este trabajo desde luego, tenemos que pararnos con las letras, reflejadas en el libreto de la bonita edición en digipack, pequeñas historias narradas en nuestro idioma con escenas cotidianas mezcladas con historias del sur y oeste americanos o simplemente de “echarse al monte” como la curiosa y simpática Ahora venís. Mi único pero es que quizás abuse un poco de la temática americana y esas historias nos queden un poco lejanas, pero realmente cambiando la mina de oro por la de carbón en Mi mansión o los tornados por ciclones o tormentas en Tornados podrían ser historias rurales de nuestro pais.

En definitiva otro disco imprescindible para quien disfrute de la música country-folk-rock&roll y que además quiera escucharla en español bien tocada, bien cantada y con muy buenas canciones ¿alguien da más?… pues sí, el propio Hendrik nos obsequia en esta primera edición con seis temas más grabados junto a la West Bluegrass Band pasando a ese curioso estilo con predominancia de banjo y mandolina iniciado hace ya muchos años por el viejo Bill Monroe & his Bluegrass Boys. Otras seis pequeñas joyas de regalo sin desperdicio para amantes del género y el videoclip de Déjalo como extra.

 

Fe de erratas: en la primera edición confundí La nueva Paz con Tornados… cosas de hacer las reseñas de memoria. Ya está solucionado.