Llegan Los Lunáticos

0
58

El pasado 20 de noviembre vio la luz uno de los trabajos más esperados en nuestro pais: el primer disco de Los Lunáticos, la banda liderada al alimón por Miguel Bañón (Los Marañones) y Santiago Campillo (Ex M-Clan), completada en la actualidad con tres músicos de altos vuelos (Eric Franklyn, ex baterista de Caiga quien Caiga, Steve Emery, reputado bajista que ha colaborado con Paul Mc Cartney, Eric Clapton y Fleetwood Mac, entre otros, e Iñigo Uribe, teclista que ya destacara en los primeros discos de M-Clan).

“Con la música a otra parte” se puede considerar el hijo mestizo de los originarios
M-Clan y Los Marañones, ya que escuchando el disco uno enseguida recuerda a ambos grupos reflejados en los distintos temas que lo componen.

Espacio publicitario

El nuevo proyecto supone un importante salto para el dúo Bañón-Campillo, que ha trabajado de forma ininterrumpida durante el último mes y medio para grabar un disco extraordinario en un tiempo record. Quizá porque ambos tenían muy claras las ideas de lo que querían cuando entraron al estudio a grabar, el disco engancha desde la primera escucha por su calidad y su riqueza de matices.

En el mismo han colaborado nombres tan ilustres como Ramón Arroyo (guitarrista de Los Secretos), Joaquín Talismán o Celia Aroca, sin olvidar la sección de vientos formada por Pepe García (trombón), Antonio López (trompeta) y José Miguel Cantero (saxos), amén de otros muchos amigos del dúo que han puesto su granito de arena durante la gestación del trabajo.

“Con la música a otra parte” es un disco de rock & roll en español, pero también es un disco de rythm & blues, de jazz, de country…una mezcla de estilos intemporal aunque puesta al día bajo la peculiar visión del dúo Bañón-Campillo.

El disco contiene auténticas perlas, que harán las delicias de los muchos seguidores que el dúo tiene repartidos por toda la geografía española.
“En la playa” nos transporta a un viaje imaginario con sabor a algas, brisa de mar y paseos por la orilla. “Chulo” es un rock & roll vacilón que habla del declive de un tipo que lo tuvo todo y cayó desde lo alto de su pedestal. “Qué más se puede pedir” es una sátira a los artistas”surgidos de la nada”, promocionados a golpe de talonario y encumbrados a lo más alto para goce de las masas más manipulables. “Noches de satisfacción” es una preciosa pieza de piano bar aderezada con toques country en la que la voz de Bañón y el slide de Santi Campillo se funden en perfecta armonía con el piano de Iñigo Uribe. “Invítame a dormir” nos remite directamente a los primeros M-Clan a los que tenían estilo propio e inconfundible, con esos aires de rock sureño que resucitan en este disco de Los Lunáticos. “Mi pañuelo dijo adiós” es una copla socarrona que habla de la vida bohemia, de las ansias de libertad y de los sueños que se nos escapan. “Corazones de Piedra” es un canto a la infancia perdida, a los ideales que perviven desde la niñez, interpretada de una forma magistral con una cadencia que rompe por completo con la inercia del resto de los temas y en la que la voz de Celia Aroca abriga de forma muy significativa a Miguel bañón como voz solista.“Unos cuantos lunáticos” es esa canción con la que resulta imposible no sentirse identificado; la letra lo dice todo (“…que unos cuantos lunáticos como yo nos podamos divertir escuchando unos discos de rock & roll y jugando al futbolín…”), construida sobre dos bases rítmicas antagónicas que se unen dándose la mano. “El rey de copas” es el homenaje a todos esos amigos de juerga, de noches de alcohol y diversión en la que siempre hay alguien que aguanta hasta el final, siendo coronado por los demás, al ritmo inconfundible de la slide de Santiago. Otro tema para escuchar en cualquier bar del lejano oeste. “Sanseacabó” simboliza el final de cualquier cosa, sin caer en el desánimo, afrontándolo con la c