Los Años Salvajes de Hamburgo

0
48

John Lennon siempre dijo que él maduró, no en Liverpool, sino en Hamburgo, la ciudad portuaria alemana, a la que los Beatles siempre tuvieron como cuna de aprendizaje, el sitio en el que se curtieron como músicos….y como personas. Llegaron en agosto de 1960 por primera vez (con Stuart Sutcliffe al bajo y Pete Best a la batería) y sucumbieron al malsano ambiente de los tugurios en los que tocaron.
Allí conocieron a Klaus Voormann, un diseñador gráfico de Berlín, quien más tarde diseñaría la portada de “Revolver” y quien tocaría el bajo en diversos discos y proyectos de los fabulosos en solitario. El pasado 2 de diciembre, Voormann tocó con Paul McCartney en el concierto que éste dio en el Hamburgo Colour Arena, a modo de conmemoración de los cincuenta años de su amistad.
Y ya está en la calle su primer disco en solitario “A Sideman’s Journey”, después de haber ejercido como bajista a sueldo de una nómina inabarcable de músicos (incluyendo a los fabulosos en sus discos en solitario)
A continuación se reproduce una entrevista, originalmente publicada en la revista británica MOJO y que ha sido pacientemente traducida por un servidor de ustedes
Cuando usted vio por primera vez a los Beatles en el Kaiserkeller, en 1960 ¿su carisma y su talento ya eran obvios?
Sí. Desde el primer momento estaba convencido de que iban a conseguir un éxito arrollador. No sabía qué grado de éxito iban a alcanzar, pero lo sabía. Fueron el primer grupo en directo que vi en mi vida. Era impresionante ver cómo actuaban respecto a la audiencia. Fue uno de los primeros conciertos que tocaron en Hamburgo y no tenían ningún seguidor. Eran solamente una banda de baile. No importaba si, por ejemplo, después del show y temprano por la mañana, la chica de la limpieza entraba y decía “tocad Walk In The Black Forest”. Siempre daban lo mejor de sí mismos. Hacían cualquier cosa por su público.
Ha conocido a Paul durante 50 años. ¿Cuáles son sus primeros recuerdos de él?
En concreto Paul era muy simpático con todo el mundo. Todavía lo es. Ama a su público. El está hecho para eso. Y, realmente, es como era entonces. Creo que hay una clase de gente que no puede parar y Paul es uno de ellos. Tiene que seguir trabajando y hacer más cosas. Con alguna gente pienso “¿Porqué demonios siguen adelante? Deberían parar” Pero con otros, quiero que sigan hasta que lo dejen por sí solos. Me acuerdo de él sentado al piano en el Top Ten – un club de Hamburgo de aquella época – y yo a su lado tocando el bajo. Y allí estaba yo, hace muy poco, en su casa, en su estudio, tocando el bajo y él tocando el piano. Fue fantástico.
 

 ¿Cómo cree que Hamburgo definió el sonido Beatles?

Espacio publicitario

 

Creo que la manera real en la que tocaban y la fuerza del grupo se desarrollaron simplemente porque tocaban muchísimo. Y Hamburgo les dio esa oportunidad. No creo que fuera necesariamente la ciudad y su ambiente, no creo que fuera ésa la razón por la que se convirtieron en un grupo tan bueno. Fue solo el hecho de que tocaban un mínimo de ocho horas cada noche. Un trabajo muy duro.
¿Está satisfecho de ver cómo Hamburgo empieza a explotar un poco más su conexión con los Beatles?
Es una ciudad muy rica. Hay una tradición de marineros y armadores de buques y es una ciudad económicamente muy próspera. Y ahora han empezado a montar esto (el museo “Beatlemania”, abierto en mayo de 2009), lo que supone un paso en otra dirección. Y el año que viene habrá algo diferente.
¿De dónde viene la idea para su nuevo álbum “A Sideman’s Journey?
Fue mi mujer la que me animó a ello. Lo decidí cuando volví a Alemania en 1979, después de tocar con Dr John. Pensé “No puedo mejorar este nivel de música” y me dije “Ya está. Ahora me limitaré al diseño gráfico”Cuando volví a Alemania, no estaba muy seguro de lo que iba a hacer así que fui a una empresa discográfica durante algún tiempo, pero no toqué ningún instrumento. Quería dejar de tocar. Grabé. Produje algunas cosas. Lo hice durante algún tiempo pero me di cuenta de que no me lo pasaba bien diciéndole a otra gente lo que tocar. Prefiero tocar yo mismo.
 

¿Cómo cree que Brian Epstein ayudó a influenciar a los Beatles que usted vio en los clubs de Hamburgo?

 

Bueno, en ciertos aspectos posiblemente nadie pudo mantener a esos cuatro tíos atados. El lo intentó, pero…..escucha lo que decían en las entrevistas. ¡A Brian Epstein no le hubiera gustado escuchar ninguna de ellas! Eran tan descarados y frescos; eran muy espontáneos. Esos chicos eran libres; aún a pesar de ciertas restricciones. Como esos trajes tan feos. Yo los odiaba…eran horribles.
¿Cuál fue su momento culminante durante su época en la que estuvo trabajando con el grupo?
Soy diseñador gráfico. Mi momento álgido fue cuando todo el grupo estaba de pie y les mostré la portada de “Revolver”. Fue alucinante.
Habiéndoles conocido durante los sesenta ¿se sorprendió cuando finalmente se separaron?
No. Creo que tuvieron suficiente. Cada uno de ellos quería ir en una dirección diferente y mantenerse juntos hubiera sido un error. Y los Beatles eran individualidades con visiones de la vida completamente diferentes. Y creo que todo aquel que dice que deberían haber seguido está equivocado. Para mi, incluso fue demasiado largo. Deberían haberse separado antes.

¿Cree que fueron el mejor grupo del siglo XX?

 

Absolutamente. Quizás sean la mejor banda de todos los tiempos. Quizás no volverá a aparecer nadie como ellos nunca. Existen otros grupos fantásticos pero……ellos fueron algo completamente diferente. La manera en que los Beatles funcionaron con esas cuatro personalidades tan distintas….creo que eso no sucederá nunca más.

 

<