Matarile tendrá que indemnizar al Ayuntamiento por llevarse el Viña Rock

1
41
Al parecer, la empresa Matarile ha perdido contra el ayuntamiento de Villarobledo. Como ya hemos contado en estas páginas, la empresa se llevó el festival de Villarobledo del pueblo, convirtiendolo en itinerante y utilizando su mismo nombre.  Este acto no gustó en el pueblo albaceteño que denunció la situación alegando incumplimiento de contrato, uso indebido de su nombre y algunas cosas más.   Ahora, 3 años mas tarde la sentencia le da la razón a Villarobledo.  Matarile tendrá que pagar la suma de 193.000 euros en concepto de indemnización.
Artículo extraido de laverdad.es:
La empresa Matarile, que ha promocionado el Viña Rock en once de sus catorce ediciones, tendrá que indemnizar al Ayuntamiento de Villarrobledo con cerca de doscientos mil euros, según ha confirmado el alcalde de la ciudad, Pedro Antonio Ruiz, después de conocerse el desenlace del litigio que mantenía desde 2007 este Consistorio con la citada empresa. La justicia ha estimado que el traslado del festival a Benicassim supuso un agravio a esta localidad, por incumplimiento de contrato.
Después de conocerse esta noticia, existe una satisfacción generalizada en esta ciudad, cuyos vecinos ven como poco a poco la problemática que ha venido rodeando la identidad del Viña Rock va aclarándose a golpe de sentencia. En concreto, la sentencia refleja que Matarile tendrá que indemnizar con 193.000 euros al Ayuntamiento de Villarrobledo, y el organismo autónomo Miguel de Cervantes podrá, a partir de ahora, disponer en su contabilidad de los 60.000 euros que en su día aportó el promotor.
El resto del dinero tendrá que aportarlo Matarile por el agravio cometido en 2007, al incumplir el contrato que le ataba a este Consistorio para organizar la XI edición del Viña Rock, y que finalmente decidió organizar en Benicassim. Matarile daba a conocer sus intenciones a solo dos meses de su celebración en Villarrobledo, dejando sin margen de maniobra al organismo autónomo Miguel de Cervantes, para la organización del evento.
Pedro Antonio Ruiz Santos recordó que a partir de ese momento se pusieron a trabajar para salvar el festival por un lado, y por otro se entabló una batalla legal para que el nombre del festival siguiera en Villarrobledo, y también por el agravio económico que ocasionaba la decisión de Matarile.
En un tiempo récord, y cuando el festival en Benicassim se empezaba a anunciar, los organizadores lucharon porque la ciudad continuara ese año contando con su tradicional festival en el puente de abril-mayo, coincidiendo con el de Matarile que lo anunciaba como Viña Rock, adueñándose de una marca que nació aquí y siempre perteneció a Villarrobledo.
Esta situación creo cierta confusión entre la juventud española que durante una década había disfrutado en esta ciudad del concierto que, año tras año, crecía en número de asistentes hasta convertirse en el más multitudinario de cuantos se celebran en España.
Así las cosas, en 2007, y anunciado como Villa Rock Bledo se confeccionó un cartel compuesto por Loquillo, Mojinos Escozios, Porretas, Albertucho o Benito Kamelas, Dr.Sapo, Ñu, Obús, Katulu, Ilegales, Clima Limón, Krakatoa, 1000 demonios, Nido de Maniacos, El Combo Linga, Manolo Kabezabolo, Fe de Ratas, Ars Amandi, Def Con Dos, Celtas Cortos y Lujuria.
La oferta musical sedujo a más de 30.000 jóvenes del todo el país que apoyaron con su presencia la continuidad del Viña Rock en Villarrobledo un año más.

Éxito rotundo
En 2008, Matarile decide llevar el festival a Paiporta con una pobre asistencia, mientras en Villarrobledo, y gracias a una sentencia que reconocía que la titularidad de la marca Viña Rock correspondía a Villarrobledo, se volvía a anunciar el festival como tal, y más de 80 de los mejores grupos nacionales de arte nativo actuaban en cinco escenarios por espacio de tres días, en los que más de 70.000 asistentes volvían a confirmar el festival de Villarrobledo como uno de los primeros del país en número de asistentes.

La última sentencia considera como «maliciosa» la actitud de la empresa, al querer cambiar en 2007 la localización del festival dos meses antes de su celebración, y estima la petición del Ayuntamiento de Villarrobledo realizada en su momento. Otra sentencia estima que los gastos de limpieza ocasionados ese año no corresponden al Ayuntamiento de Villarrobledo, sino a la empresa Matarile.

http://www.laverdad.es/albacete/20091006/provincia/matarile-tendra-indemnizar-ayuntamiento-20091006.html

 

Espacio publicitario