Pioneros del Country Blues vol. 5: Blind Lemon Jefferson

1

Hoy dedicamos nuestros Pioneros del Country Blues a Blind Lemon Jefferson, el máximo exponente del blues de Texas en los años 20 y una gran influencia para guitarristas blues y rock&roll de posteriores generaciones; además su tono de voz alto, agudo y vigoroso con gran influencia gospel, hacen de sus canciones verdaderos tratados de expresividad y emoción.

Considerado en los años 20 como el más virtuoso de los guitarristas texanos hasta el punto de ser nombrado como el “Padre del blues de Texas”, Blind Lemon Jefferson nace como Lemon Henry Jefferson en septiembre de 1893 en la localidad de Wortham, cerca de Dallas (Texas). El haber nacido ciego le cierra muchas puertas, por lo que se decide desde muy temprana edad a dedicarse profesionalmente a la música; en su adolescencia comienza su vida de músico itinerante, aunque sería más exacto decir vagabundo, viajando de pueblo en pueblo tocando la guitarra y cantando. Aquí va puliendo su estilo vocal y, aparte de usar letras de la tradición popular muy arraigadas en el gospel, empieza a crear sus propias y conmovedoras letras.

Comienza a viajar más a Dallas donde empieza a codearse con otros músicos de la ciudad como Leadbelly, hasta que en 1925, el dueño de una tienda de música lo descubre tocando en la calle y lo envía a Chicago para realizar su primera grabación a principios del año 1926 donde saca disco por primera vez como Deacon L. J. Bates interpretando música gospel. En marzo de ese mismo año sacará su primer disco bajo su nombre donde se incluyen “Booster Blues” y “Dry Southern Blues” que se convierten en éxitos. Esto le permite seguir grabando regularmente y abrir el camino a Chicago a muchos cantantes, guitarristas, pianistas y armonicistas de blues desde el profundo sur a la ‘ciudad del viento’.

Es entonces cuando lo contrata Paramount Records que se fijan en su especial forma de tocar la guitarra al estilo texano marcando un bajo continuo en las cuerdas graves y metiendo detalles melódicos en las agudas; además sus pecualiares cambios en el “riff” principal y los cambios de compás le convertían en un verdadero experimentador; de hecho los bluesmen del Delta lo acusaban de “romper” el ritmo y de que su música era poco bailable, pero aún así tenía un cierto éxito tanto en el Mississippi como en la zona de Memphis. En 1927 Jefferson se cambia a OKeh Records ya que creía que Paramount le estafaba con los royalties; aquí graba sus dos más conocidas canciones: “Matchbox Blues” y “Black Snake Moan”.Su última grabación exitosa fue “See That My Grave Is Kept Clean” de nuevo bajo el pseudónimo de Deacon L. J. Bates.

En diciembre de 1929 muere en Chicago en circunstancias poco claras; la versión más extendida es que se perdió durante una intensa nevada y murió por congelación.

Como curiosidad, a lo largo de su estancia en Chicago, Blind Lemon se hizo acompañar por un jovencísimo y por entonces desconocido T-Bone Walker como guía y asistente. Sus vecinos lo consideraban amable y cordial y nunca tocaba los domingos. Se conocen además referencias que dicen que le gustaba la lucha libre donde destacó a pesar de su ceguera debido a su enorme talla, peso y fuerza.

Sus grabaciones se pueden encontrar principalmente reeditadas por Document y Yazoo y, aunque adolecen de una calidad de alta definición nos muestran cómo se las gastaba este grandullón ciego unos años antes de que Robert Johnson apareciera para convertirse en leyenda. Aquí un ejemplo a modo de homenaje; su gran “Matchbox Blues”