Pioneros del Country Blues vol.1: Skip James

1
430

Estamos ante uno de los pioneros y uno de los grandes intérpretes del blues del Delta. No podemos decir que haya sido olvidado pero sí, como pasa con todos sus contemporáneos, eclipsado de alguna manera por Robert Johnson y su gran leyenda. Sin embargo sus composiciones, su estilo a la guitarra y por supuesto su sobrecogedora voz están a la altura del gran Johnson. Entremos en materia:[p]Nehemiah “Skip” James nace en enero de 1918 en la plantación de Whitehead, cerca del pueblo de Bentonia (Mississippi). A los 12 años comienza a tocar la guitarra y el piano influído por un vecino llamado Henry Stuckey de quien aprende su característico estilo guitarrístico que pronto personaliza: arpegios entrecortados con frecuentes rupturas del ritmo, afinación en re menor abierto y sin usar el slide -punto en que más se diferenciaba de otros estilos de blues del Delta- que desemboca en lo que se llamará el Bentonia sound. Pocos años más tarde, Skip, como excepción a la mayoría de sus vecinos y compañeros, tiene opción de iniciar sus estudios pero entre sus opciones -la docencia, su vocación de pastor y la música- elige esta última y se traslada a Jackson, capital del Mississippi. Comienza así a tocar por los bares de la ciudad y en 1931 el cazatalentos H.C. Speir lo envía a los estudios Paramount en Wisconsin donde Skip James graba 26 temas en tres días, entre los que se encuentran varias de sus mejores composiciones, entre ellas las enormes “Devil got my woman” y “Hard times killing floor”. Sin embargo, la discográfica quebró y Skip apenas sacó provecho económico. De vuelta a los garitos malviviendo como pianista en Jackson se entera que su amigo Johnny Temple se había trasladado a Chicago y obtenía un gran éxito comercial con “Evil devil blues”, versión del “Devil got my woman” del propio Skip. Poco despues tambien Robert Johnson graba otra versión del mismo tema al que llamó “Me and the devil blues”. Decepcionado y amargado, James se traslada a Texas, deja la música, se hace reverendo y se dedica a diversos oficios para subsistir, como obrero, minero, granjero o leñador.[p] No es hasta 1963, treinta años despues, cuando Skip, en una habitación de un hospital donde está ingresado por un tumor, recibe la inesperada visita de tres blancos norteños -Josh Fahey, Bill Barth y Henry Vestine- que están buscando a viejos bluesmen olvidados. Pocas semanas despues, James actúa en el festival de Newport antre miles de jóvenes blancos realizando una actuación memorable pese a que en los 30 años que habían pasado desde que había abandonado la música apenas había tocado la guitarra. A partir de aquí, Dick Waterman se ocupa de Skip durante los últimos años de su vida en los que graba varios discos de gran nivel como Today! (Vanguard), Greatest of the Delta blues (Biograph) o Devil got my woman (Vanguard), con revisiones de sus primeras grabaciones y nuevas composiciones, y realiza varias gloriosas actuaciones. Además, la versión de Cream de su “I’m so glad” ayudó a pagar sus gastos médicos y terminó su vida con una cierta solvencia económica. En 1969, Skip moría de cáncer y el mundo se quedaba sin uno de los más personales y grandes pioneros del blues del Delta. Su elegancia tocando la guitarra, con un estilo complejo, donde predominaba un virtuoso fingerpicking a tres dedos y su voz evocadora y sensual todavía las podemos escuchar en sus grabaciones de los 60 y en la reedición de sus grabaciones del 31 bajo el nombre de “The complete early recordings” (Yazoo). Para reconocer sus cualidades como pianista, podemos acercanos al álbum póstumo “Skip’s piano blues”. [p] Ese lamento que es el blues tiene su máxima expresión en “Hard Time Killing Floor”, una canción que refleja la deseperación de la Gran Depresión de 1929. Si a alguien no se le ponen los pelos de punta o se le retuercen las entrañas escuchando este sollozo es que no tiene sangre en las venas:[p]