Prince por partida triple en 2009

0
38

[img]http://www.requesound.com/imagenes/222803prince-posters.jpg[/img]

El Artista antes conocido como el artista antes conocido como Prince, siguiendo su excentricidad y ejerciendo de artista completamente ajeno a ataduras comerciales, ha anunciado a bombo y platillo en la prensa norteamericana, su intención de lanzar tres álbumes en este año incipiente.

Espacio publicitario

Fuera del dominio de casas discográficas convencionales, Prince planea suscribir un contrato con una buena distribuidora y rastrear las incontables posibilidades de Internet. Se rumorea que, entre sus planes, se encuentra la elaboración de una flamante página web, repleta de posibilidades interactivas

El primero de los álbumes, se titulará “MPLSOUND” y se concentrará sobre bases electrónicas, recurriendo a formas de grabación innovadoras, según palabras del propio Prince. Un disco en el que Prince ataca todos los instrumentos y/o florituras informáticas y/o electrónicas.

Su segunda obra prometida, llevará el nombre de “Lotus Flower”, un rendido homenaje a la guitarra eléctrica y, quizá, veladamente, a uno de sus héroes, Jimi Hendrix. Sospechamos amplios solos de guitarra, con sonidos más eléctricos que su prometido debut de pop electrónico en este año.

El tercero, es, simplemente un regalo para su actual protegida Bria Valente y tendrá por título “Elixir”, en el que Prince toca la guitarra, junto a Morris Hayes a la batería y la propia Bria a las voces. Su contenido es de una sensualidad acusada, aunque el propio Prince, recién convertido a los Testigos de Jehová, asegura que los sentimientos y deseos expresados se basan en la fe y en la fidelidad.

Precisamente, la conversión de Prince a los Testigos provocó que emitiera unas declaraciones, consideradas por muchos polémicas por ser susceptibles de causar estupor entre la comunidad gay, debido a su supuesta oposición a los matrimonios entre homosexuales. Polémicas, artificiales o no, aparte, Prince promete una buena ración de música para este año

Roguemos al cielo para que, entre sus excéntricos y enrevesados planes, pueda contar con tiempo para pasarse por España y tocarnos un poquito