Se empieza a encender el fuego del X Desencuentro Enemigo

103
81

Lleida es la ciudad elegida para celebrar el décimo aniversario del tributo anual que una serie de entusiastas seguidores dedican al grupo madrileño Enemigos. El productor musical, coleccionista de discos y motero leridado Toni Mellinas se encarga de la organización de los actos.

Esta iniciativa nació en los albores de internet, coincidiendo con un concierto de Enemigos en Torreblanca, donde compartieron cartel con Platero y Tú. Allí nos juntamos una veintena de fans y decidimos quedar para hablar de música y de nuestro grupo favorito”, señala, destacando que desde el primer momento se bautizó como Desencuentro Enemigo.

El primer desencuentro se llevó a cabo en Granada en 2001, en el puente del Pilar, “donde ya se dobló la asistencia”, apunta Mellinas. En diciembre de ese mismo año se realizó un “mini-desencuentro” con motivo de la grabación en directo del disco Obras escondidas –con las canciones menos conocidas de Enemigos– en el Teatro Bretón de Salamanca. En esta ciudad se hizo en 2002 el segundo desencuentro, fijando como fecha fija el puente festivo de diciembre.

Luego llegaron el tercero, cuarto y quinto, en Murcia, Madrid y Monforte de Lemos. “En esta última ciudad destacó la comida de hermandad en una pulpería con la asistencia de cerca de un centenar de personas y comenzó a coger fuerza la pasión por la gastronomía del lugar”, subraya el leridano. Sevilla, Tomelloso, Bilbao y Córdoba han sido las últimas citas.

En todas estas convocatorias se han contado con los conciertos de Gascona, Una Sonrisa Terrible, Freedom, Josele Santiago –en la quinta y la séptima– Los Individuos, Los Marañones y Los Creyentes+Atmosféricos, respectivamente.

Las actividades consisten básicamente en dos conciertos –uno liderado por un grupo invitado y otro con grupos de la ciudad de reunión–, una jam-session para el tercer día de despedida, un partido de fútbol entre Raspas y Porrones (según las preferencias de los discos del grupo) y dos o tres comidas típicas de la tierra”, anuncia Mellinas.

Además, los participantes comparten productos de su lugar de procedencia. “Nosotros llevamos últimamente coca de recapte, que es menos conocida que los caracoles pero les encanta a todos”, dice el productor de Lleida quien siempre viaja al lado de su mujer, también motera, Esther Agredo.

Cada año nos damos el relevo con la entrega del felpudo con la raspa, que es el logo de Enemigos”, desvela, matizando que en la última cita se hizo un recuerdo muy especial al organizador de Bilbao, Wito, tristemente fallecido en un accidente de moto.

Propuestas

A Toni Mellinas le encantaría tener el poder suficiente para volver a reunir a los Enemigos para traerlos a Lleida: “Es algo imposible que se reúnan, a causa de las desavenencias entre ellos”, sentencia. Sin embargo, ya comienza a pensar en las posibilidades de grupos que podrían venir para el puente de diciembre, así como en las salas, bares y restaurantes donde desarrollar las actividades.

Todas las propuestas están abiertas y, aunque falta tiempo, no es para dejarlo todo para última hora”, concluye, mientras comienza a pensar también en las posibles bandas leridanas. Los Enemigos estuvieron 15 años en la brecha (1987-2002) desde el lanzamiento de Ferpectamente.

 

Periódico La Mañana
7/2/2010

 

Descargar PDF