Se nos ha ido Earl Palmer, el baterista de Nueva Orleans

0
113

[img]http://www.requesound.com/imagenes/earlpalmer1.jpg[/img]

Earl Palmer, uno de los más fabulosos bateristas del mundo del rock and roll y definidor del sonido de Nueva Orleáns durante los años cincuenta murió a los 83 años el pasado 19 de septiembre. Su versatilidad y su poder rítmico fue apreciado por una variedad de músicos, quienes le enrolaron como distinguido músico de sesión.

Palmer nació en Nueva Orleáns y fue criado por su madre, quien le llevó desde chinarrín en su espectáculo itinerante como bailarín de claqué. Su sentido innato del ritmo fue aplicado a su gran pasión, la batería.

Después de regresar de la Segunda Guerra Mundial, Palmer se matricula en la Grunewald School of Music en su ciudad natal. En 1947 es contratado como baterista en la banda de Dave Bartholomew. Durante un concierto, y mientras Bartholomew estaba fuera del escenario, Palmer invita a un muchacho gordito a subirse al escenario. Era Fats Domino. Y Bartholomew, irritado (“Te he dicho que no sumas a ese tipo gordo al escenario”) reconoce, sin embargo, el inmenso talento del “gordito” de marras.

Bartholomew era productor en el pequeño estudio de Cossimo Matassa y enrola a Palmer como músico de sesión para múltiples grabaciones realizadas en el templo de la música sureña: graba con el propio Fats Domino en la mayoría de sus discos para Matassa; apoya a Lloyd Price (“Lawdy Miss Clawdy”, en 1952), a Smiley Lewis (“I Hear You Knocking”, 1955), James Booker……Músico de sesión por el día, baterista en clubs de noche para mantener a esposa u cuatro hijos.

El trabajo más espectacular de Palmer puede oírse, sin embargo, en sus grabaciones desatadas con Litlle Richard. El sonido furioso del propio Richard al piano y a la voz, Lee Allen y Red Tyler a los saxos y el propio ritmo de Palmer pasó a la historia del rock and roll por su fiereza y dramatismo. El sentido rítmico de Palmer es absolutamente arrebatador si escuchamos “Tutti Fruti”, “Lucille”, “Long Tall Sally” o “Good Golly Miss Molly”.

Un lío de faldas y el consiguiente divorcio con su mujer, le obliga a trasladarse a Los Angeles, donde trabaja como preciado baterista para artistas dispares como Ricky Nelson , aunque su trabajo principal en California se desarrolla en el estudio Gold Star, residencia de Phil Spector: allí trabaja con Ritchie Valens, los Righteous Brothers y con Tina Turner (“River Deep, Mountain High”).

Aunque sus colaboraciones son muchísimo más numerosas: Beach Boys, Randy Newman, Byrds, Neil Diamond, Tim Buckley, Marvin Gaye, Elvis Costello. …..

Un baterista extraordinario, músico influyente en una de las músicas con una percusión más explosiva: la de Nueva Orleáns

“Intenté tocar en cada sesión como si fuera mi favorita”