Un juez exime a la sala Beat, de Tomelloso, de pagar derechos de autor a la SGAE

19
  • La música que se pincha en este bar sólo los entendidos podrían tararearla.
  • Su dueño se gasta más de 500 euros al mes en comprar discos.
  • La SGAE contrato un detective para controlar la música que se ponía.
  • El local se encuentra en Tomelloso, en Ciudad Real, una localidad de 35.000 habitantes.

 

La Sala Beat es un peculiar local, cuyo dueño, Ricardo Alameda de 38 años, inició una pequeña batalla legal contra la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), que le reclamaba 120 euros al mes por los derechos de autor de las obras que pone, según publica elpais.com.

Y es que en este bar, cuyas paredes están cubiertas de pósters de conciertos, suenan un sinfín de grupos que sólo los muy entendidos podrían tararear. Se encuentra en Tomelloso una localidad de 35.000 habitantes, en Ciudad Real.

Alegó que de alguno de los discos que tiene sólo se han sacado 500 copias en todo el mundo, y que duda que esos grupos perciban dinero de la SGAE, por lo que no entiende por qué el debería pagarles un canon.

De alguno de los discos que tiene sólo se han sacado 500 copias en todo el mundo
Por su parte la SGAE contrato a un detective para que vigilará y les informará de la música puesta en el local, y a finales de 2005 le reclamó en el juzgado 2.391,08 euros por realizar “actos de comunicación pública” sin autorización de la SGAE, algo prohibido, según la Ley de Propiedad Intelectual.

Ricardo, dueño del bar, contactó con el abogado Vicente Martínez Onsurbe y decidieron que, en vez de pagar, pelearían en el juzgado para sentar precedente: eludir a la SGAE pese a poner música que no está exenta de derechos de autor.

“Presentamos al juez una lista de 400 discos que pone la Sala Beat para que la SGAE dijese de cuántos de esos grupos tiene los derechos, pero no quisieron contestar. Ellos no gestionan toda la historia del rock and roll aunque actúan como si fuera así”, señala el letrado.

La SGAE gestiona los derechos de autor de una gran mayoría de creadores (tiene 66.000 socios) y por eso cobra a bares, restaurantes, discotecas y bodas.

Si existe un aparato reproductor o televisión en un establecimiento y se prueba su uso público se devengan derechos de autor
En 2005, percibió unos ingresos de 69,1 millones de euros por este concepto, un 4,52% más que el año anterior y 56 millones más que lo que pagaron las radios, según su última memoria.

El 15% de lo que reparte lo da en función de lo que más suena en bares y radios, algo que calcula mediante encuestas. La SGAE no detalla cuánto paga a cada autor.

Sentencia
Antonio Mejía Rivera, magistrado del Juzgado de Instrucción 4 de Ciudad Real, admitió que no se puede pedir a la entidad de gestión que pruebe que “todas y cada una de las obras musicales utilizadas en establecimientos abiertos al público están dentro de su repertorio”, pero sí “que aporte alguna prueba”.

Y añadió que la SGAE sólo aportó el informe del detective en el que se afirma que “la música que suena es de actualidad sin hacer ninguna precisión”.

Según Ricardo, en la vista el magistrado demostró su conocimiento al preguntarle si conocía Manassas. “La banda de Stephen Stills”, replicó el dueño del bar.

En base a estos datos el pasado septiembre, en una sentencia pionera, el juez consideró que “en la Sala Beat de Tomelloso no se comunican, emiten o transmiten obras gestionadas por la SGAE, sino, por el contrario, obras musicales de los años cincuenta y sesenta, hoy sólo en soporte vinilo, que se hallan fuera de los circuitos comerciales.

Recurren la sentencia
La SGAE ha recurrido la sentencia ante la Audiencia Provincialy alega que “Si existe un aparato reproductor de música o televisión en el establecimiento y se prueba que se ut