Allen Toussaint: La Forja y Desarrollo del Sonido de Nueva Orleans

0
Allen-Toussaint

El epítome de esos pobladores de mi ya desaparecida sección en estas mismas páginas, “El Cuarto Oscuro”, en el que se agolpaban músicos de sesión o, simplemente, trabajadores musicales en la sombra que determinaban el sonido de un disco, de una banda en concreto (pienso en Nicky Hopkins, Johnnie Johnson o Jim Keltner, por citar a los que me vienen a la memoria ahora mismo), es, precisamente, Allen Toussaint, una de las figuras más prominentes de la música estadounidense contemporánea.

Nacido en el suburbio de Gert Town, en la ciudad musical de Nueva Orleans, Toussaint pronto bebió de los sonidos diabólicos de Albert Ammons y Pinetop Smith (pianistas eminentes de boogie woogie); pero su influencia más destacada, más reconocida, fue la del Professor Longhair, verdadero revolucionario del piano y predecesor de nuevas corrientes que prefiguraron lo que conocemos como rock and roll. Debido a su innata inclinación por la música, su madre le matricula, a la edad de ocho años, en la Escuela de Música de la Universidad de Xavier, en Gert Town. Sin embargo, después de una docena de lecciones, su madre da marcha atrás: “Es demasiado tarde; está poseído por el boogie woogie”.

A los trece años, trabó amistad con Snooks Eaglin, otro músico ilustre de Nueva Orleans, guitarrista y cantante ciego, con quien forma la banda The Flamingos y recorre los colegios e institutos amenizando las horas de baile adolescente. Paralelamente, Allen toca en los garitos aprovechables que conforman el paisaje musical intenso de la ciudad sureña; es en uno de ellos, donde, a los 17 años, Toussaint fue contratado para reemplazar a una de las instituciones musicales de la ciudad Huey “Piano” Smith, quien estaba arropado nada menos que por la banda de otra eminencia, el guitarrista Earl King. Su genio musical tampoco pasó desapercibido para Dave Bartholomew, el arreglista, compositor y productor de “Fats” Domino (una figura replicada por el mismo Toussaint, quien emuló el ingente trabajo de Bartholomew, como catalizador de la ebullición musical de una de las ciudades clave para la evolución musical del siglo XX). Aparte de tocar el piano, sustituyendo al gran Domino en algunas grabaciones puntuales, Toussaint emprende las funciones de productor, a través del saxofonista Lee Allen y su éxito “Walking With Mr Lee”, en 1957.

Allen-Toussaint

Al año siguiente, confirmando su trayectoria ascendente en el ambiente musical de la ciudad, publica su primer disco en solitario, “The Wild Sound of New Orleans”, cambiando su nombre (ahora es Tousan) y centrándose en instrumentales, con su piano como estrella.

La década de los sesenta se inaugura con Toussaint  contratado por la discográfica Minit, como cazatalentos, productor y arreglista, comenzando así su justificada leyenda: produce clásicos indiscutibles como “Fortune Teller” de Benny Spellman, “Mother In Law” de Ernie K Doe o “It’s Raining” de Irma Thomas.

Sin embargo, una de sus colaboraciones más recordadas y memorables, comienza en 1961, con su producción de “Ya Ya”, el himno surrealista de Lee Dorsey. Con él, Toussaint supo modelar su estilo de trabajo que se centraba en interactuar con el artista a producir: “Muchas veces, espero hasta que el artista está cerca y puedo verle, ver cómo se siente, cómo le gustaría sentirse”. Fue el principio de una colaboración memorable, con una ristra de éxitos inolvidable, trabajando con The Meters como banda “oficial” para los álbumes que produjo para Dorsey.

Llamado a filas por el ejército norteamericano en 1963, Toussaint ve cómo uno de sus instrumentales, “Java”, incluido en su primer disco, alcanza el Top 5, con la interpretación del trompetista Al Hirt. Herb Alpert & The Tijuana Brass hace lo propio con otro tema instrumental de Toussaint, “Whipped Cream”, en 1964.

Después de dos años en el ejército, Toussaint emprende de nuevo sui carrera musical, produciendo las primeras obras de The Meters (el grupo liderado por Art Neville) y publicando sus propios discos en Warner Bros (el primero de ellos titulado simplemente “Toussaint”). Su frenética actividad de los primeros setenta pasa por servir de arreglista a la sección de viento de The Band para sus famosos conciertos en The Academy of Music de Nueva York en 1971 (directos que dieron como resultado el álbum “Rock of Ages”) o producir el fantástico álbum de Dr John (otra institución de Nueva Orleans) “In The Right Place”.

En 1972, junto al hombre de negocios Marshalll Sehorn, funda sus propios estudios, los Sea Saint. Por allí pasa las bandas y músicos más insospechados: desde Paul McCartney (allí graba, junto a los Wings, su disco “Venus and Mars” en 1975) a Robert Palmer, pasando por Boz Scaggs hasta llegar a Little Feat. Su versatilidad pasa la prueba: camaleónico, su sentido musical único le lleva a comprender las necesidades reales de los artistas a los que arregla y produce.

Toussaint salta a la luz pública mundial, cuando se traslada a Nueva York, después del desastre sufrido a causa del huracán Katrina, en su ciudad natal, con la publicación del álbum “The River In Reverse” (2006) junto a Elvis Costello: descubierto por modernos resabiados y diletantes, y animado por el éxito repentino y tardío, comienza a tocar en solitario en un local del East Village neoyorquino, a pesar suyo: “Nunca me he considerado un intérprete. Mi zona de confort está detrás del escenario”

Su poder interpretativo, sin embargo, era abrumador: la elegancia, la falta de estridencias y efectismos, su delicadeza en el piano y su único sentido de la melodía. Todo ello fue mostrado en el Festival de Jazz de Vitoria de 2009 y de todo ello, servidor fue testigo. Telonero de Wynton Marsalis esa noche, Toussaint fue el recuerdo imborrable, eclipsando al trompetista, desarrollando su aparente sencillez, su clase, su toque inimitable.

Un músico clave en mi idiosincrasia particular y, objetivamente, catalizador de estilos y verdadero trabajador de la música. Su elegancia no fue gratuita: sabía amar lo que hacía.

Muy a su pesar, quiero recordarlo como intérprete: en mi memoria musical, este concierto se eleva a puestos de privilegio. No lo olvidaré jamás.

Descansa en paz

Allen Toussaint, músico, nacido el 14 de enero de 1938; fallecido el  9 de noviembre de 2015