Entrevista con Pete Townshend

1
Un anuncio

No he podido resistirme a mostraros una vibrante entrevista con Pete Townshend, publicada en la revista británica Clash. Jugosas declaraciones traducidas pacientemente por un servidor. Que ustedes la disfruten.

Mientras los Who empezaban su larga carrera, usted dividía su tiempo estudiando en el Arts College ¿Qué le enseñaron sus estudios en artes visuales respecto a su música e imagen?

Muchísimo. El curso que yo hice fue pionero, dirigido por Roy Ascott y dedicado a romper los prejuicios de los estudiantes sobre qué es el arte y lo que significa ser artista, pero también a ensanchar el lenguaje utilizado por el artista y prepararle para el mundo electrónico que se avecinaba. Palabras como “cibernéticos” se utilizaban diariamente y no estaban incluidas en el diccionario

Usted fue un firme defensor del Pop Art ¿qué virtudes destacaría del mismo como movimiento artístico nuevo?

Funcionalmente, el Pop Art era casi periodístico. Tuvo otra mirada hacia ideas e imágenes que resultaban familiares, poco utilizadas o muy sobadas. Hacia 1966, ya empezaba a desvanecerse. La utilización por los Who de dianas, símbolos militares, medallas y banderas en nuestra ropa y amplificadores fue un acto de Pop Art en sí mismo. Estábamos utilizando iconos ya utilizados para reconvertirlos en nuevos iconos.

Las explosivas actuaciones de The Who reflejaban los temperamentos explosivos de los cuatro caracteres dispares de los Who, fuera del escenario. Sin embargo, todos sobrevivieron cuando llegó la fama y siempre estaban juntos….

No éramos explosivos fuera del escenario. Éramos encantadores. Yo estaba muy concentrado, y era muy huraño y Roger era duro. Pero Keith y John eran cómicos. Sobrevivimos porque Keith nos hacía reír. Pero, principalmente sobrevivimos porque yo era un puto genio. Sin embargo, había dinero sin que yo tuviera que escribir canciones. Estuvimos mucho tiempo de gira y la mayoría de los conciertos los llenamos.

“My Generation”, discutiblemente su single más famoso y duradero, también fue el que más éxito tuvo, llegando al número dos. ¿Se siente disgustado porque los Who nunca tuvieron un número uno?

“I’m A Boy” fue número uno en algún lugar, en algunas listas. Recuerdo sentirme disgustado porque, en realidad, sí tuvimos un número uno. Se que puede sonar algo deshonesto, pero quería que la banda fracasara, que explotara, que se destruyera, que empeorara. Estaba pensando en los Sex Pistols antes de que nacieran. Me veía entonces – y supongo que también ahora- como un artista más que como una estrella de rock, y un artista que utilizaba el rock como medio de expresión. Esta tesis se desmorona, sin embargo, porque me encanta la música, es duro ser un gran artista si realmente te gusta algo como la música o alguna rama de la música. Terminas por ser barrido por algún aspecto del instrumento o del proceso que estás intentando utilizar, terminas por diluirte como la pintura. El otro problema para mi era que me gustaba tener mi propio estudio para trabajar, era caro y mis canciones tenían que pagarlo. Me hizo débil como artista. Quería que “My Generation” fuera nuestra última palabra, luego “I’m A Boy” y después “Won’t Get Fooled Again”. Ninguna de ellas fueron, o serán, mi última palabra. Siempre estaré excitado por nuevas tendencias musicales.

¿Hubo alguna planificación o la trayectoria de los Who simplemente fue seguir a su musa?

Depende de quién hables. Tuvimos tíos con ideas brillantes detrás de nosotros, en el mundo de la gestión y del “management”, yo siempre estaba alerta ante nuevas ideas. Así que había mucha planificación, pero la mayoría venía de fuerzas que estaban fuera de nuestro control. Mi musa, de hecho, era una virtud instintiva – compartida por otros varios artistas, por s

Publicidad