John Lennon: su última e histórica entrevista con Playboy-2ª parte

0

He aquí la segunda parte de esta entrevista, pacientemente traducida por un servidor. La agresividad, ternura, sarcasmo de Lennon a pocas semanas de su muerte

En general, ¿cómo contribuían, cada uno de ustedes, al tándem compositivo Lennon & McCartney?

Bueno, podrías decir que él aportaba el optimismo, la ligereza mientras que yo siempre buscaba la tristeza, las discordancias. Hubo un periodo en que pensé que yo no podía escribir melodías, que Paul las escribía y que yo solamente escribía directo rock and roll. Pero, por supuesto, cuando pienso en algunas de mis propias canciones – “In My Life” – o en algunas de mi primera época – “This Boy”-, estaba escribiendo buenas melodías. Paul tenía mucha formación, podía tocar muchos instrumentos. Decía “¿Porqué no cambias eso? Has tocado esa nota 50 veces en la canción”. En muchísimas canciones, lo que aporto yo es el puente, la “media octava”

¿Por ejemplo?

Pongamos “Michelle”. Paul y yo estábamos quedándonos en alguna parte y él entró y empezó a tararear las primeras notas, con las primeras letras y dijo “¿qué podemos hacer a partir de ahora?” Yo había estado escuchando a la cantante de blues Nina Simone, que cantaba algo así como “I Love You” en una de sus canciones y me hizo pensar en la media octava para “Michelle”: “I love you, I love you, I Looooooove youuuu”

¿Cuál era la diferencia en cuanto a las letras?

Yo siempre tuve una mayor facilidad para las letras, aunque Paul es un letrista muy capaz que no sabe que lo es. “Hey Jude” tiene una letra cojonuda. Yo no aporté ninguna palabra a esa canción. En los viejos tiempos, no nos importaban mucho las letras mientras que la canción tuviera un tema, ella te ama, él la ama, todos se aman mutuamente. Buscábamos el enganche y el sonido. Esa todavía es mi actitud, pero no puedo dejar las letras solas. Tengo que darlas sentido, fuera de las canciones propiamente dichas.

Dígame un ejemplo de una letra en la que Paul y usted trabajaran juntos.

En “We Can Work It Out” Paul hizo la primera parte y yo la media octava. Tienes a Paul que escribe “Podemos solucionarlo, podemos solucionarlo”, muy optimista y yo impaciente: “La vida es demasiado corta y no hay tiempo para discusiones y luchas, amigo mío”

Paul cuenta la historia y John filosofa……..

Exacto. Yo siempre era así. Era así antes y después de los Beatles. Siempre me he preguntado porqué la gente hacía cosas y porqué la sociedad era como era. No aceptaba las cosas por su apariencia. Siempre he ido más allá de la superficie.

Cuando habla de trabajar juntos en las letras de “We Can Work It Out”, parece que usted y Paul trabajaron mucho más estrechamente que lo que usted ha admitido en entrevistas a lo largo de estos años ¿no ha dicho que ustedes escribieron la mayoría de canciones de manera separada, a pesar de firmar conjuntamente las canciones?

Sí. Estaba mintiendo. Era cuando me sentía resentido, así que dije que escribíamos por separado. Pero, realmente, la mayoría de las canciones las escribimos codo con codo.

Pero muchas de ellas se escribieron por separado ¿no es así?

Sí, “”Sgt. Pepper’s” fue idea de Paul y recuerdo que trabajó mucho sobre ello y un buen día me llamó para que fuera al estudio. Dijo que ya era hora de escribir algunas canciones. En “Pepper”, bajo la presión de un plazo de solamente diez días, me las arreglé para aportar “Lucy In The Sky With Diamonds” y “A Day In A Life”. No nos comunicábamos lo suficiente. Y más tarde, es por lo que me sentí resentido acerca de todo ello. Pero ahora entiendo que era el mismo juego competitivo que seguía funcionando.

Pero el ritmo competitivo era bueno para usted ¿no es así?

En los primeros tiempos. Hacíamos un disco en 12 horas, querían un single cada tres meses y teníamos que escribirlo en un hotel o en la furgoneta. Así que la cooperación era funcional, además de musical.

¿No opina que esa colaboración, esa magia entre ustedes, es algo que falta en su trabajo desde entonces?

Realmente nuca he sentido esa pérdida. No quiero que suene negativo, como si no necesitara a Paul, porque cuando él estaba allí, es obvio que funcionaba. Es más fácil decir lo que yo le di que lo que él me dio a mi. Y él diría lo mismo.

Vamos con Ringo. ¿Cuál es su opinión de él como músico?

Ringo ya era una estrella por derecho propio en Liverpool antes de que nos conociéramos. Era un baterista profesional y estaba en uno de los mejores grupos del Reino Unido, uno de los mejores de Liverpool sin duda, antes de que nosotros tuviéramos siquiera nuestro propio baterista. Así que el talento de Ringo hubiera aparecido de una manera u otra. No sé que hubiera sido de él, pero hay algo en él que hubiera proyectado al exterior, de no haberse unido a The Beatles. Ringo es un baterista cojonudo. Técnicamente no es bueno pero creo que la batería de Ringo está infravalorada, de la misma forma que lo está el bajo de Paul. Paul fue uno de los bajistas más innovadores de la historia. Y la mitad de lo que se hace ahora está directamente copiado de su periodo Beatle. Es un egocéntrico, pero nunca presumió de su manera de tocar el bajo. Creo que Paul y Ringo están en un lugar de honor entre los músicos de rock. No son técnicamente geniales, ninguno de nosotros éramos músicos técnicos. Ninguno de nosotros podía leer música. Ninguno de nosotros podíamos escribir música. Pero como músicos puros, como seres humanos inspirados para hacer ruido, somos tan buenos como cualquiera.

¿Qué opina del trabajo de George en solitario?

Creo que “All Things Must Pass” estaba bien. Solamente que era demasiado largo.

Realmente no ha mencionado mucho a George en esta entrevista.

Bueno, me dolió el libro de George “I, Me, Mine”. En su libro, en el que habla de sus más claras influencias en cada canción que escribió, recuerda a cada saxofonista o guitarrista que conoció después de dejar los Beatles. Yo no estoy en el libro.

¿Por qué?

Porque la relación de George conmigo era la de un joven seguidor y un tío más viejo. Es tres o cuatro años más joven que yo. Es una relación de amor/odioy creo que George todavía alberga un resentimiento hacia mi por ser un padre que abandona el hogar. El no estaría de acuerdo con esto, pero es un sentimiento que yo tengo. Me dolió. No quiero ser un egocéntrico, pero él era como un discípulo mío cuando empezamos. Yo ya era un estudiante de arte cuando George y Paul todavía estaban en el instituto. Hay una diferencia abismal entre estar en el instituto y estar en la facultad y yo ya estaba en la facultad y ya tenía relaciones sexuales, ya bebía y hacía cosas por el estilo. Cuando George era un chaval, siempre nos seguía a Cynthia y a mi. Recuerdo el día que me llamó para que le ayudara en “Taxman”, una de sus mejores canciones. Me llamó, porque no podía llamar a Paul, porque Paul no le hubiera ayudado en ese período. Yo no quería hacerlo. Pensé, oh no no me digas que también tengo que trabajar en los temas de George. Es suficiente trabajar en los de Paul. Pero porque le quería y no quería hacerle daño cuando me llamó esa noche y me dijo “¿me vas a ayudar con esta canción?”, pues me mordí la lengua y le dije que sí. El no había sido un escritor de canciones hasta entonces. Como cantante, solamente le permitíamos una canción en cada álbum. Las canciones que Ringo y él cantaban al principio eran canciones que solían estar en mi repertorio en los dance halls. Solía pillar canciones para ellos, de mi propio repertorio, las más fáciles de cantar. Así que estoy bastante resentido sobre el libro de

Espacio publicitario