Un Siciliano en Nueva Orleans: el nacimiento de un sonido irrepetible

0
CM2

Uno se ha autodesignado como cronista de almas muertas. Para ser más precisos, esas almas – el diablo sabrá qué queremos decir exactamente con el término -, las elegidas, permanecen en las almas vivas que, denodadamente, pugnan por sobrevivir . Tragicomedias aparte, los referentes musicales de un servidor, se esfuman del mundo material a una celeridad verdaderamente pasmosa: putadas de la edad.
Hace tiempo escribí una serie de artículos en estas cálidas páginas, englobados bajo el título “El Cuarto oscuro”: un homenaje a aquellos músicos y personitas en general que no centraron la atención de los focos multimedia, pero que contribuyeron a la forja artística (en muchos casos, con aportaciones que sobrepasaban en calidad a aquellos artistas con los que trabajaron) de la música llamada rock, pop, soul y demás etiquetas.
Este es al caso de Cossimo Matassa, ingeniero de grabación y propietario de tres estudios en Nueva Orleans, encrucijada y piedra angular de la música norteamericana y del soul y Rhytyhm and Blues en particular. Matassa, participó en miles de grabaciones históricas, supervisando la grabación de hitos musicales entre 1945 y 1977.

CM2

El caso de Matassa, y su íntima y creativa relación con la música de raíces negras, no es paradigmático: hijo de inmigrantes sicilianos, el pequeño Cossimo comenzó de ayudante en la tienda familiar de ultramarinos ubicada en pleno centro del Barrio Francés de la Ciudad Creciente…aunque pronto se introdujo en la venta de discos de segunda mano, conseguidos en las máquinas de discos obsoletas (parte también del negocio de la “famiglia”).
Fue así como quedó seducido por el negocio musical, en una ciudad y en un barrio donde la música forma parte inherente del ADN de la población. En 1946, con veinte años, funda el primer estudio de grabación comercial de la ciudad, el J&M Music, en donde, por quince dólares la hora, Jerry Lee Lewis graba su primera demo y Lloyd Price registra su éxito “Lawdy Miss Clawdy” en 1952.

Problemas de espacio mediante y acuciado por el éxito y demanda de sus servicios, Matassa funda su segundo estudio, El Cossimo: el genio de Allen Toussaint escoge el lugar para grabar su álbum de debut “The Wild sound of New Orleans” (1958) y para desarrollar sus labores de productor en perlas como “Mother In Law” de Ernie K Doe (1961) o “It’s Raining”de Irma Thomas (1962).

Forja, a través de cientos de sesiones, lo que se ha llamado el “sonido Cossimo”, caracterizado por fraseo de piano, saxo frenético y batería torrencial como distintivos adaptados de la tradición criolla y negra, sello de identidad de la ciudad sureña: caldo de cultivo pera el futuro de la mejor música norteamericana. Y, sobre todo, captaba el sudor, la carne y el verdadero sentimiento a través de sesiones “reales” y en tiempo real.

A

A mediados de los sesenta, se embarca en la creación de su propio sello discográfico , Dover Records, con el bagaje de ser el maestro de ceremonias de históricas grabaciones de Little Richard, Fats Domino y otros excelsos artistas locales. La aventura fracasa, después de verse acuciado por los impagos y retrasos dolosos de las distribuidoras. Pierde 200.000 dólares de la época forzándose a vender su segundo estudio.

Como paréntesis, antes de abrir, incansable, su tercer estudio “Jazz City” colabora como ingeniero de mezclas en el estudio de un antiguo y renombrado cliente:, Allen Toussaint: Sea Saint Studios, otro referente que se convertiría, entre otras cosas, en cuna del sonido New Orleans funk, personificado en los Meters, base rítmica del estudio con ejecutantes tan brillantes como Joseph Modeliste a la batería.

Quizás tan importante como su olfato para captar talentos exultantes y aprovecharlos adecuadamente hasta lograr obras de arte, fue su humildad característica: “Si no se nota que estuve allí, hice bien mi trabajo. La gente espera de mi que posea cierto sentido de la historia, como si supiera que una grabación determinada fuera algo de lo que se hablaría treinta años después. Todos estábamos ocupados en ganarnos la vida. Nos lo pasamos muy bien y era un medio genial de salir adelante, pero no teníamos la sensación de que estábamos haciendo historia. Ciertamente, yo no la tenía”.

lg-cosimo-matassa-and-the-meters-1917Su trascendencia queda determinada por las obras de artistas como Professor Longhair Mack “Dr. John” Rebbenack, Earl King, James Booker, Roy Brown o Robert Parker aparte de los ya citados.

Uno de sus clientes aventajados, Allen Toussaint lo resume en pocas palabras: “Cossimo fue la puerta y la ventana al mundo para nosotros, los músicos de Nueva Orleans. Cuando los Beatles escucharon a Fats Domino, lo hicieron a través de Cossimo Matassa. Fue él quien avisó al mundo entero de nuestra existencia”.

Cosimo Vincent Matassa, ingeniero de grabación y propietario de estudio y casa discográfica : nacido en New Orleans 13 Abril 1926; casado con Jennie Maggio (fallecida en 2009; tres hijos); fallecido en New Orleans 11 Septiembre 2014.