Santa Leone de Pájaro

0
196
pajaro

[iframe width=”400″ height=”100″ style=”position: relative; display: block; width: 400px; height: 100px;” src=”http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/album=371911245/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=424242/transparent=true/” allowtransparency=”true” frameborder=”0″]Santa Leone by Pájaro[/iframe]

 Y así como surgido de unos exteriores polvorientos del desierto de Tabernas, me he encontrado con Santa Leone este año. “Que mi pie te despierte” decía Blas de Otero y eso ha sido para mí este disco y su sensacional directo, toda una patada en los sentidos que ha despertado viejos ecos de surf, música de spaghetti western, blues, canción popular italiana, Semana Santa y rock and roll.

Espacio publicitario

Decía Silvio, leyenda del rock sevillano, de cuyo grupo Sacramento Pájaro formaba parte, que había que tener rock and roll hasta para llevar un paso de Semana Santa, porque es la única manera de que no te pese nada y la verdad es que los 36 minutos escasos de este disco pasan volando. Volando a gran altura, por cierto.

Andrés Herrera, Pájaro, es perro viejo en el asunto y todo un cofrade del rock and roll, que con la guía espiritual de Pive Amador, mezcla versos de San Juan de la Cruz a ritmo de gipsy jazz en Las criaturas II,  arropados bajo un mellotron y Hammond de Julián Maeso exquisitos.

 “Siento tristeza porque solo pienso en ti” nos confiesa en Perchè, donde jugando a la chica, te gana el lance con una sola frase, dejándote descolocado. Me recuerda a cuando José Manuel Domínguez “Yosi” te espeta en Llegaste hasta mí: “Te odio porque tienes todo mi amor”.  Sencillamente magistral.

Pájaro

Cabe resaltar también las colaboraciones de Kiko Veneno en la letra de Luces Rojas, la de Gecko Turner en Heal my wife (que vivan los Apalaches) o Dogo en Dogo’s walk, tema de riff hipnótico que en directo tiene el desarrollo de twang y feedback que la canción pide por derecho.

Le decía Muddy Waters a Rory Gallagher: “Hijo, no puedes tocar blues si no vas a la iglesia”. Y llevaba razón. En este disco, el Sr. Herrera ha conseguido lo que todo artista persigue,  rebuscar dentro en busca de su Sancta Sanctorum, allá donde se secan las medias tintas porque la verdad arrecia como el terral en verano .

En Santa Leone nos quedamos a Tres pasos al cielo después de metemos de cabeza en un remoto lugar donde San Dick Dale y las cornetas de la madrugá se dan la mano bajo un manto tachonado de guitarras empapadas en reverb y trémolo.

De eso se trata precisamente Ione, síntesis perfecta que, paradójicamente encontramos a mitad del disco y que gana en grandeza cuando uno tras mirar los créditos, consulta quién fue Enrico Petrella y averigua el origen de este instrumental surf a la altura de Miserlou.

 El disco acaba con Palo Santo, donde colabora Kini, corneta del Stmo. Cristo de las Tres Caídas y Raimundo Amador, con unos toques de guitarra que reviven esa Pata Negra que tantos echamos tanto de menos.

Rezaré para que salga pronto el próximo disco en el que está trabajando. Adelantos como Costa Ballena, que ya podemos escuchar en directo, sólo nos sirven para confirmar que Pájaro ha desplegado las alas y tiene el viento a favor.

[iframe width=”560″ height=”315″ src=”http://www.youtube.com/embed/83rttHrqVA4″ frameborder=”0″ allowfullscreen][/iframe]