VILALBA, 12 D.C. (Distrito Cardenalicio)

8
Cronica Catu

Momento algido del concierto de los “Monstruitos Cabezones”. Pub Fardela. Docentontro Enemigo. Vilalba (Rakel)

“Embeber: recoger en sí alguna cosa líquida como la esponja embebe en sí el agua u otro cualquier licor”, dice el Tesoro de la lengua castellana y española de Sebastián Covarrubias (un diccionario que se lee como una novela). La vida de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz está llena de momentos en que éstos están embebidos en dios, en que son absorbidos con dios, convertidos en una sola cosa. Esa extraña pasión que tiene sed, que ante todo bebe y se bebe a sí mismo me hace hoy extrañamente falta.” Rafael Gumucio, escritor chileno, autor de Páginas coloniales.Extraña pasión que tiene sed o violenta pasión que me domina…embebidos de la gracia y el espíritu de nuestro Salvador (Yesus_Javi_Cruais), cuando ver a dios es terminar bebidos, borrachos de amor, tomados de la mano, sorbido el (poco o nulo) seso, absorbidos por la ingesta (descomunal) de alimentos, ingeridos por la traca-de-la-jam (esa Rocío Dúrcal inmortal), copeando hasta el amanecer (de los tiempos), escanciando jotas y muiñeiras (y 150 tetas), libando las más dulces mieles (carajillos, 4 Rouses, orujos varios -de los cuales terminamos varias añadas-), pimplando entre grupos, refrescando la garganta, soplando la gaita, chingando y trincando en la pista del Bujía (ese aceite lubrificante que da vida y las bolas de cristal -que miedito me dan-).”Adamar: (…) Al parecer quien más la divulgó fue Miguel de Cervantes, empleándola en el sentido de cortejar. Sin embargo, la conocemos ante todo a través de San Juan de la Cruz que la incrustó -y resulta inesperada- en la estrofa 32 de su Cántico espiritual. En sus comentarios la explicó: “Adamar es mucho amar; es más que amar, es como amar duplicadamente”. (…) Quizá si recuperamos esa palabra amaremos más. Pienso también en la afirmación del cineasta ruso Andréi Tarkovski: “Sólo el amor es capaz de resistir a esta destrucción universal”. Clara Janés, poeta española, autora Paralajes y Los números oscuros.

Adamar es más que amar y si sólo el amor es capaz de de resistir tal destrucción (de cuerpos, mentes y demás) amémonos más adecuadamente, amemos los corazones averiados –gracias La Maldita- de las máquinas y sus carburantes, adorables mandarinas que nos revitalizan con sus jugos, idolatremos las notas y sus temblores, cuyos vendavales nos agitan, remueven, desmenuzan. Sintámonos deshuesados y aturdidos, colmados, suspendidos, arrebatados de ánimo, acojonados pero no vencidos (al fin y al cabo esto pudo terminar en un Waterloo –o en un Seijo- pero Vilalba se sostuvo).

“Adlátere: (…) El adlátere de Don Quijote de La Mancha es Sancho, es decir, el compañero de aventuras, aquel que ayuda y sostiene con su compañía al héroe y que en ocasiones, como en el caso del señor Watson de Sherlock Holmes, es quien cuenta la historia y quien no pocas veces salva al héroe. La palabra describe una relación de admiración, de trabajo en común y, por qué no, de profunda amistad. (…) pero en la vida como en la literatura el adlátere es una figura entrañable que cualquiera de nosotros desearía tener.” Santiago Gamboa, escritor colombiano, autor de Perder es cuestión de método.

Imagínate sin cicatrices, un cuerpo sin trazas ni desfiladeros, sin complejos, como una era sin rastrojos. Un museo de arte contemporáneo sin lomo, chorizo, empanada. El desencuentro sin despistaos, tarambanas, sinvergüenzas…sin músicos de guardia, sin pelotas, faltas o fueras de juego, sin muñequitos de dos piernas, sin Puni y Pelos, Ercoco y Chuck, Corduba y Zurdo, compañeros de aventuras, adláteres todos…Figúrenselo ustedes… sí pero no.

Pregunten por el ‘camarerito’ (del Fardela), por el buzo en la botella, por la memoria de los peces que nadan en un licorcafé-on-the-rocks, por el fuagrás empaellao, por la piel de pollo con la que se escucha ‘Rockin’ in the Free World’, por los esperpénticos cráneos privilegiados, por los Max Estrella de la nuit: ¿dónde están? ¿ulos?.

Vilalva village, es el zombieland de qué-bién-me-lo-paso, donde en las noches de luna, al relente, ves las fieras correr…las palabras no pueden hacer real lo que las sombras cuentan, la terrible vibración del espíritu, el embeleso de las horas, las estrategias del deseo, nadie naufraga por completo ni está a salvo completamente, el sino del Desencuentro es vagar y la de los Johnwaynes zozobrar una y otra vez hasta reflotar al año siguiente o el gran calambre final, lo que ocurra antes. ¿Firmarás?

 

 

Fotografía de Portada: Martin Zapata y Anxo Araujo, guitarra y bajo de “Carajillo y Los Lamentables” durante su concierto en el XII Desencuentro Enemigo 2012 en Vilaba

Texto Catuxiña

Fotografías de Rakel