Let It Bleed: la crónica de la gira norteamericana de los Stones de 1969 en un libro de Ethan Russell

0
Let It Bleed: la crónica de la gira norteamericana de los Stones de 1969 en un libro de Ethan Russell
Let It Bleed: la crónica de la gira norteamericana de los Stones de 1969 en un libro de Ethan Russell

La compañía discográfica británica Rhino saca a la venta un producto de auténtico lujo: coincidiendo con el próximo cuarenta aniversario de la gira de los Rolling Stones por EEUU en 1969, Ethan Russell, reputado fotógrafo, autor de fotos emblemáticas de los propios Stones, de The Beatles y de The Who (el único fotógrafo que inmortalizó a la vez a las tres bandas más significativas de los sesenta) saca a la luz un documento histórico, a todas luces inasequible para los modestos bolsillos del común de los mortales. Su precio, 650 dólares el formato estándar, bien merece un crédito para disfrutar de un documento para atesorar y recordar uno de los momentos decisivos que hizo tambalear los cimientos ingenuos de la cultura hippy

En 1968, Ethan Russell era un joven norteamericano, residente en Londres, ávido por convertirse en un reputado escritor y amante de la música, fotógrafo aficionado. Casualmente, cayó en el círculo de John Lennon y Mick Jagger, comenzando a fotografiar el rodaje y las actuaciones del Rock and Roll Circus, el casi legendario programa de televisión que los Stones rodaron con invitados prominentes, entre ellos, el propio Lennon y los insuperables The Who.

Desde entonces, Russell se convirtió en uno de los más interesantes fotógrafos del rock, siguiendo a los Beatles en sus sesiones turbulentas, durante la grabación de los temas de “Let It Be”, siendo el autor de la última sesión fotográfica de los muchachos de Liverpool.

Durante 1969, se embarca con los Stones en la primera gira que éstos hacían de EEUU en tres años. Un tanto apesadumbrados por la muerte de Brian Jones, los Stones deciden asaltar a lo grande el mercado norteamericano, contratando estadios gigantescos para trazar el estándar que se adoptaría en los años venideros por cualquier estrella de rock: conciertos multitudinarios, una brecha abierta por The Beatles cuatro años antes, con su apabullante bolo del Shea Stadium de Nueva York, en el que tocaron ante 55.000 personas.

La gira comenzó el 7 de noviembre de 1969, en la Universidad de Colorado, destacando los dos bolos que los Stones bordaron en el Madison Square Garden de Nueva York (el 27 y el 28 de noviembre), finalizando oficialmente el 30 de noviembre en Palm Beach.

Los conciertos en el Garden fueron inmortalizados en el álbum en directo “Get Yer Ya ya’s Out” de 1970.

Presentando a un prodigio llamado Mick Taylor en sustitución de Jones, los Stones únicamente requirieron los servicios de Ian “Stu” Stewart al piano, para presentarse, por primera vez, como la más grande banda de rock’n’roll, basando su repertorio en su ya publicado “Beggar’s Banquet” y el nuevo álbum “Let It Bleed”. Como teloneros, Ike and Tina Turner, el propio BB King, Chuck Berry y Terry Reid.

También se documenta el fatídico concierto gratuito que los Stones organizaron en Altamont (California), el 6 de diciembre de 1969, ante 300.000 personas. El cartel se componía de Santana; Jefferson Airplane, Flying Burrito Brothers y Crosby, Stills, Nash and Young. La ingenuidad hippy, el sueño californiano de las flores en el pelo se derrumbó con la muerte, a manos de los Angeles del Infierno – quienes actuaban como agentes de seguridad del concierto – de Meredith Hunter, un joven de color de 18 años.

La edad de la inocencia llegaba a su fin y los nebulosos setenta no habían hecho más que comenzar. Los Beatles se fueron por la puerta de atrás, Dylan seguía recluído en Woodstock después de su accidente en moto y los Stones no fueron capaces de evitar la muerte de un hombre en su concierto más emblemático.

En este documento de Ethan Russell, de 420 páginas y limitado a 2600 copias, se expone la gira de los Stones, siempre excesiva, cruda, sucia, dramática. La edic