Entrevista con los Cherry Boppers

0

[img]http://www.requesound.com/imagenes/Cherry%20Boppers.jpg[/img]

Los Cherry Boppers no es un grupo de Nueva York, ni siquiera de Londres: son del mismo Bilbao y su carácter es eminentemente negro. La música negra en su esencia puramente bailable, con ingredientes de soul, funk, acid jazz, que resultan en un producto musical entusiasta por el poderío de gente como Maceo Parker, Lonnie Smith, Lou Donaldson o Grant Green.

Ahora estrenan disco, una auténtica orgía rítmica llamada “Play It Again!”, producido por Fernando Pardo (Sex Museum) y kaki Arkarazo (ex Negu Gorriak). Para su presentación van a montar una gorda: fiestón de presentación en el Café Antzokia de Bilbao, el próximo viernes día 7 de noviembre, con muchas sorpresas que ellos mismos explican.

The Cherry Boppers Mihail Goldfingers en saxo y flauta, Txefo K-Billy a la batería y su complemento, el bajista Lando Stone,; Xixo Yantani en la guitarra e Ignatius Jhonny con su órgano Hammond incendiario. Señores y señoras con ustedes los Cherry Boppers:

¿Cómo surge la idea de formar un grupo de estas características? Es decir, predominatenmente instrumental y tan negro

Lo que se pretende desde el comienzo de The Cherry Boppers es que el sonido sea negro. Que nuestra música se considere negra ya de entrada es un logro .La idea surge a partir de la gran influencia que ha sido para nosotrostodo lo relacionado con la música negra, predominantemente estadounidense, desde los 40 y los 50, pero especialmente la de los 70. Para conseguirlo hemos necesitado (y seguimos necesitando) escuchar cualquier disco que
podamos de éste estilo y muchos ensayos, buscando un sonido basado en el
sonido “vintage” pero añadiendo nuestro toque personal y fresco.
Hacemos música instrumental porque en el momento de formar la banda
empezamos a hacerlo así, y nos pareció que quedaba bien como sonaba, pero
lo de buscar cantante siempre lo hemos tenido en mente, y quien sabe,
puede que en un futuro no muy lejano hagamos cosas con voz.

La banda se formó en 2004 y hasta dos años después no sacasteis vuestro primer disco “Dressin’ The Puppet ¿Cómo fue el proceso?

El proceso ha sido lento. Formar una banda que suene bien, con temas
propios, tocar mucho, y que tenga cierta repercusión lleva mucho tiempo.
Ahora mismo llevamos 4 años dándolo todo por el grupo para que siga
adelante, y la verdad es que seguimos igual de ilusionados que al
principio, o incluso mucho más. Hemos ido viendo poco a poco pequeños
sueños cumplidos como sacar un disco, presentarlo en varias ciudades del
pais, tocar en el extranjero…, y algún otro regalazo para la historia como
la que nos brindó el Jazzaldia donostiarra al darnos el lujo (sin enchufes
de ningún tipo!) de telonear a una referencia musical para nosotros desde
el comienzo del grupo como es Sly and The Family Stone. Ves mucho esfuerzo
y trabajo recompensado cuando alguien lo reconoce así.

¿Qué destacaríais de vuestro primer álbum y qué aspectos creéis que deberíais mejorar, si es que hay algo a mejorar?

Nuestro primer disco no era más que un intento de reflejar la música que
ensayábamos en el local, para poder conseguir conciertos, y de dar un
primer pasito en el mundillo. Vimos que la música que habíamos grabado
gustaba a la gente, y decidimos publicarlo con ayuda de una discográfica
bilbaína, Noizpop.Puede que habría muchas cosas que mejorar en aquel disco, pero para losmedios que disponíamos y tiempo que llevábamos, nos pareció un primer disco más que aceptable. En éste segundo disco hemos mejorado varias
cosas, las más importantes han sido la renovación de instrumentos: Bajo
fender jazz bass, órgano hammond, nuevo saxofonista en el grupo “Mihail
Goldfingers”, estudio de grabación de lujo, Garate Studios en Andoain,
colaboración de un grande en la guitarra como Javier Vargas en uno de
nuestros temas, y canciones propias. A diferencia del primer disco que
sólo había una canción propia, en éste segundo tan sólo hay una versión.
Ha sido en líneas generales un cambio a mejor.

Después del LP, habeis sacado el single “Black Lolita”, por cierto, un tema cojonudo ¿Qué os ha movido a sacar un formato comercialmente desfasado?

Bueno, hoy en día los cds también son un formato comercialmente desfasado.
El caso es que en nuestro estilo de música lo comercial es un factor que
no cuenta lo mas mínimo. Se trata de hacer música de verdad, funk de
verdad, y eso pasa por tener tu música editada en vinilo a la vieja
usanza. Dentro de esa lógica, el single ha sido primordial para nosotros,
y se demuestra por la cantidad de puertas que nos ha abierto dicho formato
y la repercusión en el mundillo del funk-soul de Vinilos Enlace Funk.

La palabra “funk” ha sido prostituida muchas veces en el argot musical, utilizada como una etiqueta en muchos casos errónea para calificar a músicas alejadas del estilo ¿Qué es para vosotros “funk”?

Para nosotros funk es fiesta y comunión con el público, es un estilo
vibrante un delta donde desemboca el jazz y se encuentra con el soul y el
blues. Es decir nos parece ese momento en el que a musicalidad como
protagonista se mezcla con el baile y se convierte en algo accesible y
universal.

>>El año pasado fue un año intenso en conciertos, una de vuestras armas
fundamentales ¿Cómo resumiríais la respuesta del público y el desarrollo
de los bolos?

La verdad es que estamos muy contentos. El público siempre responde de
manera muy favorable. A veces es un público totalmente ajeno al estilo, y
aún así responde muy bien. Cuando la audiencia es entendida en la materia
la respuesta es mejor, lo que evidentemente nos da mucha energía en el
escenario. La mayoría de veces el público termina gritando y bailando con
los cerrados, se van contagiando de nosotros y acabamos pegándonos una
auténtica fiesta todos juntos.

>>¿Cuál fue vuestra experiencia como teloneros de Sly & The Family Stone,
en el Jazzaldia de San Sebastián?

Bueno, imagÌnate. Para nosotros fue un sueño hecho realidad poder telonear
a uno de nuestros pilares musicales. Fue todo un reto, no se abre todos
los dias un concierto para alguien como Sly, y lo preparamos a conciencia.
Nos presentamos al concurso que ofrecía el Jazzaldia para bandas locales
sin la mayor pretensión que participar de alguna manera en el certamen,
para nosotros ya hubiera sido todo un premio tocar en directo en uno de
los festivales de jazz m•s importantes del paÌs, pero bueno, el destino
nos tenia reservado esos minutos de gloria que nunca olvidaremos. Y encima
nos grabaron el concierto para La 2 de Televisión española y lo emitieron
unas semanas mas tarde!! Alucinante

Habéis colaborado con Javier Vargas y su “Flamenco Blues Experience”
¿podéis contarnos en qué consistió vuestra colaboración y qué significa
esa experiencia, personificada en la aparición del gran Raimundo Amador?

Si, pues para nosotros todo un lujo poder formar parte de Èste nuevo
proyecto del genial guitarrista. La experiencia fue inolvidable.
La canción “Blues de los colores” iba a formar parte tan sólo de nuestro
álbum “Play it again”, pero a Javier le gustó tanto el resultado y salimos
todos tan contentos del estudio, que decidió meterlo también en su último álbum al que le faltaban pocas semanas para salir al mercado.
A todo Èsto nos comentaron que en Èse mismo disco había otra colaboración
del gran Raimundo, Devon Allman, etc.. este mundillo está lleno de
sorpresas!!

Vuestro último disco “Play It Again” ha sido grabado en los estudios
Gárate en Guipúzcoa, con producción de Fernando Pardo ¿Qué fue lo que os
movió a grabar allí, contar con un productor de rock, que ha grabado a Sex
Museum y Los Co